Nicolai Sennels: La psicología cultural: Cómo el Islam ha logrado mantenerse en el medievo durante 1.400 años”

Islam medieval
Mientras que casi todas los demás culturas cambiaron de ser primitivas y medievales a sociedades democráticas e igualitarias, una cultura ha logrado mantenerse en el pasado incluyendo sus tradiciones y valores más brutales desde hace 1.400 años hasta este momento. Todavía hoy, la mayoría de los musulmanes prefieren vivir, siguiendo valores que se remontan hasta la época de las tribus del desierto en las que el fundador de su religión vivió. Conocer la vida en las familias y las sociedades musulmanas es como viajar a la época de Mahoma. Aquí uno encuentra leyes y tradiciones aberrantes que son obviamente criminales e inhumanas – pero por alguna razón aceptadas – en nuestra opuesta cultura humanista.

Aunque los científicos no musulmanes inventan nuevos medicamentos y tecnologías fantásticas a diario; descubren las cosas más sorprendentes sobre el universo, su formación y sus habitantes; Y los votantes y políticos occidentales han creado sociedades más humanas, ricas y libres de la historia del mundo – la mayoría de los países islámicos aún están amputando extremidades por robo; apedreando a las mujeres y a los homosexuales; coexistiendo con la endogamia; negando a las personas la libertad de expresión y la democracia; y sin contribuir en nada cuando se trata de la ciencia, los derechos humanos o la paz.

¿Cuáles son los factores psicológicos culturales que hacen posible al Islam permanecer en la época medieval durante 1.400 años?

Religión
Uno de los principales factores es que mientras todas las demás religiones permiten a sus seguidores que interpreten sus sagradas escrituras, lo que las hace relativamente adaptables a la ley secular, los derechos humanos y las necesidades individuales, el Islam clasifica a los musulmanes que no se toman el Corán literalmente como apóstatas. Y de acuerdo a la ley islámica, la sharia, la apostasía, debe ser castigada con la muerte. Por este motivo, la sharia hace imposible que las sociedades islámicas jamás evolucionen en civilizaciones humanistas modernas.

El hecho de que los musulmanes que se desvían de la visión del mundo coránico deben ser castigados tiene como consecuencia directa que los hechos científicos conflictivos con la visión del mundo ingenuo e infantil que tuvo lugar en las culturas pre-ilustradas se supriman. Junto con una masiva endogamia – el 70 por ciento de los paquistaníes, el 45 por ciento de los árabes y al menos el 30 por ciento de los turcos son matrimonios entre primos (a menudo a través de muchas generaciones). Esto se ha traducido en el hecho vergonzoso que el mundo musulmán produce sólo una décima parte de la media mundial en lo que respecta a la investigación científica, y son drásticamente infra-representados entre los ganadores del Premio Nobel. En los últimos mil años han sido traducidos al árabe menos libros que los libros que se traducen cada año en España.

En el Islam, la fe y la tradición son obviamente mucho más valoradas que los inventos y descubrimientos destinados a aliviar el sufrimiento y que conducen a una mejor comprensión de la complejidad del universo y el potencial de sus habitantes.

Crianza de los hijos
Otro mecanismo importante de defensa dentro de la cultura islámica se encuentra dentro de la crianza del niño musulmán. Una amenaza muy real de violencia e incluso de muerte se cierne sobre la cabeza de cada niño musulmán, en caso de que él o ella decida elegir otro estilo de vida diferente a la de sus padres. Incluso si los padres permiten a sus hijos a escoger su propia religión – o ninguna en absoluto – otros musulmanes están dedicando sus vidas a matarlos. Junto con el amplio uso de la violencia e incluso la tortura dentro de las familias musulmanas, la gran cantidad diaria de ejecuciones dentro de la familia de jóvenes musulmanes es suficiente para mantener a la gran mayoría de siquiera considerar el salirse de la sharia.

El Corán y los hadices prometen muchas condenas por el fuego eterno del infierno a los que van en contra de las órdenes de Mahoma y esto asusta a muchos a salirse de la cultura que les produce tanto sufrimiento. Recuerdo perfectamente en la prisión que trabajaba como psicólogo cómo varios presos musulmanes expresaron lo que parecía ser la compasión al decirles que yo no creía en Alá.

Con el fin de asegurar que los niños crezcan siguiendo las mismas pautas que su familia, muchos de ellos están sometidos a repeticiones de escrituras en extremo violentas del Islam, que aturden su mente por lo que muchos de ellos acaban siendo bombas de relojería dondequiera que vivan.

Matrimonio
Las enseñanzas de Mahoma que dictan que las mujeres musulmanas sólo pueden casarse con hombres musulmanes – a menudo dentro de su propia línea sanguínea – refuerzan aún más la cultura de sus seguidores hacia la influencia externa. El hecho de que las esposas sean tratadas casi como esclavas (sólo pueden divorciarse si son puestas en libertad por una autoridad islámica) les impide escapar de la religión y muy a menudo de maridos violentos, lo que les deja con muy pocas libertades y derechos. Si decidiesen huir o divorciarse, serían apartadas de familia en la mayoría de los casos y el padre a menudo violento tendría el derecho sobre los niños. Debido a que son categorizadas como parias y han tenido muy poco o ningún derecho a la educación, la posibilidad de mantenerse a sí mismas es muy limitada. Además de eso, muchas vivirán con una sentencia permanente de muerte sobre su cabeza por haber insultado el honor de la familia.

Casi todas las mujeres musulmanas son por tanto amenazadas o incluso obligadas a cumplir con su responsabilidad de continuar y transmitir la cultura islámica, incluyendo sus muchos aspectos misóginos. Y las reglas de matrimonio dentro del Islam aseguran que la influencia no musulmana no está invitada a la familia.

Contacto con  los no musulmanes
Un principio básico en el Islam es odiar y dañar a los no musulmanes. Las escrituras islámicas están llenas de propaganda deshumanizante contra nosotros, y contienen docenas de órdenes para los musulmanes de suprimir, dañar y matar a los ateos y los seguidores de otras religiones. La devaluación y la demonización de los no musulmanes se puede comparar fácilmente con la propaganda en tiempo de guerra que se difunde sobre el enemigo por parte de los gobiernos con el fin de eliminar los obstáculos psicológicos de sus soldados y que de otro modo haría que no atacasen al oponente. No es sorprendente que a los musulmanes no se les permita tener amigos no musulmanes.

Por lo tanto mantener una distancia mental y física hacia las personas de otras culturas, facilita al Islam la barrera a sus seguidores de ser influenciados e inspirados por nuestros valores menos bárbaros.

Orgullo étnico
Otro factor psicológico cultural que permite a la cultura islámica permanecer sin cambios en un mundo globalizado, con todas sus posibilidades, hace referencia al orgullo étnico musulmán.

No importa lo ridículo o vergonzoso que pueda parecer al extraño, la mayoría de los musulmanes se sienten orgullosos de ser musulmán y ser un seguidor del Islam. Según el Islam ellos están destinados a dominarnos al resto de nosotros, y somos tan malos que nos merecemos el fuego eterno. Trabajando como psicólogo en la prisión, oí cómo los presos musulmanes hablan de sus víctimas no musulmanas – y sus víctimas eran siempre los no musulmanes, salvo mujeres o pandillas rivales – y no tengo ninguna duda de que existe un amplio y generalizado racismo contra los no musulmanes entre los musulmanes.

La ósmosis cultural
Queda claro que la cultura islámica tiene varios mecanismos de defensa que impiden que el Islam y sus seguidores se vean influenciados por valores no musulmanes. A su vez, los occidentales que expresan orgullo de su país, cultura o fe son calificados inmediatamente de racistas, nacionalistas o intolerantes.

Al mismo tiempo, nosotros en Occidente tenemos una larga tradición de tolerancia y apertura, junto con la agenda multicultural promovida por la Izquierda, los Medios de Comunicación, la UE y la ONU. Debido a esto, la ósmosis cultural puede ir sólo en una dirección: el Islam se queda donde está, mientras arrastra a Occidente de nuevo hacia la oscuridad medieval, con su limitación de la libertad de expresión y el estilo pre-ilustrastrado de aceptación de los dogmas religiosos.

Nicolai Sennels, psicólogo
Publicadooriginalmente en inglés en 10news.dk

Un comentario en “Nicolai Sennels: La psicología cultural: Cómo el Islam ha logrado mantenerse en el medievo durante 1.400 años”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>